La alta prevalencia de personas con enfermedad mental en el ámbito penitenciario y sus múltiples necesidades hacen precisa la intervención de entidades del tercer sector.

Desde la entidad se proponen tres líneas de actuación:

  1. Medidas preventivas para evitar el ingreso en instituciones penitenciarias, como pueden ser un diagnóstico precoz y la continuidad de los tratamientos.
  2. Medidas en las instituciones penitenciarias, que aseguren la adecuada atención social y sanitaria dirigida a este colectivo.
  3. Medidas de externalización, a través de un programa de reintegración social que debe comenzar antes de que la persona abandona el centro penitenciario y continuar en los

La intervención dentro de la institución penitenciaria busca la efectiva implantación del PAIEM “Programa Marco para la Atención Integral a Enfermos mentales en Centros Penitenciarios”, con el objetivo de dar respuesta a las necesidades de la población interna con problemas de salud mental, determinando un conjunto de actividades dirigidas a conseguir que la persona sea capaz de hacer frente a las situaciones con las que se encuentre y de la forma más autónoma posible, todo ello en estrecha colaboración con el Equipo de Instituciones Penitenciarias.

Actividades

1) Complementar el trabajo del Equipo Multidisciplinar de Rehabilitación y de Reincorporación Social por medio de nuestras entidades:

  • Información, Orientación y Asesoramiento.
  • Rehabilitación psicosocial e inserción sociolaboral.
  • Apoyo social y psicoeducación de familiares y allegados.
  • Coordinación sociocomunitaria, red social de apoyo y derivaciones a recursos externos de integración social.

2) Acciones en coordinación con los profesionales penitenciarios y con los Coordinadores de los Programas de Rehabilitación y de Reincorporación Social.

Twitter

Back to Top