La depresión afecta a personas de todas las edades, siendo las mujeres más propensas a padecerla que los hombres

Cada 13 de enero se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, buscando sensibilizar a las personas sobre este trastorno del estado de ánimo que afecta alrededor de 300 millones de personas a nivel mundial, según la OMS. En España, 2.1 millones de personas sufren algún tipo de cuadro depresivo, lo que representa el 5.4% de la población. En particular, Castilla y León presenta la incidencia más elevada entre las comunidades autónomas, alcanzando el 10%.

La depresión es un problema de salud mental muy común a nivel global caracterizado por alterar el estado de ánimo y se manifiesta a través de sentimientos de tristeza y culpa, sensación de vacío, baja autoestima, desesperanza, dificultad de concentración, alteración del sueño, etc. Este trastorno afecta a personas de todas las edades, siendo las mujeres las más propensas, con una predominancia que duplica a la de los hombres, siendo un 7.1% frente a un 3.5%.

Es esencial comprender que aquellos que padecen depresión experimentan un gran sufrimiento y necesitan apoyo y comprensión. Hay que considerar que la persona que lo padece no está en esa situación voluntariamente, por eso es imprescindible usar un lenguaje cuidadoso y evitar los juicios de valor.

La depresión puede convertirse en un problema de salud grave, puede originar un gran sufrimiento a la persona afectada perjudicándola en sus actividades laborales, escolares y familiares e incluso, en el peor de los casos, puede llevar al suicidio, siendo la cuarta causa de muerte entre los 15 y los 29 años.

Las causas de este trastorno son complejas, incluyendo factores que tienen un efecto directo en la calidad de vida de las personas que sufren de depresión tanto a nivel social como emocional. Los factores son, genéticos como los rasgos de personalidad heredados; biológicos, como son las alteraciones en los niveles de serotonina y dopamina; y los factores ambientales que pueden ser circunstancias vitales como económicas, desempleo, pérdida de seres queridos, etc.

La estigmatización social asociada a este trastorno a menudo dificulta que las personas busquen ayuda, por lo que desde Salud Mental Salamanca recomiendan acudir al profesional de referencia como tu médico de cabecera, incluso desde la entidad pueden ofrecerte ayuda especializada e individualizada. Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la persona y crear hábitos saludables.

El acceso a los programas y servicios de Salud Mental Salamanca desempeñan un papel crucial en la construcción de una red de apoyo integral, ofreciendo actividades que fortalecen la sociabilización y fomentan la creación de rutinas. Además, es fundamental apoyarse en personas de confianza, reducir las conductas inadecuadas, identificar y modificar pensamientos negativos, fijarse metas alcanzables y realistas, regular horarios y realizar actividades que aporten para promover la recuperación y el bienestar a largo plazo.